El bramido de Düsseldorf

Siguiendo también la línea de autoficción, “El bramido de Düsseldorf” es una pieza que relata la agonía y la muerte del padre del autor en una clínica de Düsseldorf, ciudad a la cual el dramaturgo ha viajado con su padre para llevar adelante un proyecto que nunca sabremos con certeza y exactitud cuál es. A medida que la pieza irá avanzando, se irán entrecruzando en un vertiginoso juego teatral, las tres posibles hipótesis por las cuales el dramaturgo se encuentra en Düsseldorf y que oscilan entre: la asistencia para concurrir a la inauguración de una exposición sobre Peter Kürten – el célebre asesino en serie alemán de principios del siglo XX conocido con el apodo de El vampiro de Düsseldorf –, y para la cual Blanco ha escrito el catálogo; la asistencia para firmar un contrato como guionista de películas pornográficas con una de las productoras cinematográficas más importantes de la industria porno europea; o la asistencia para proceder a su conversión al judaísmo por medio de su circuncisión en la famosa Sinagoga de Düsseldorf. Teniendo como decorado central la sofisticada sala de tratamientos intensivos de la clínica en donde su padre está esperando la muerte, el texto narra los últimos encuentros entre padre e hijo, al mismo tiempo que va alternando las distintas citas que durante los tres días de agonía, el autor mantiene en la ciudad de Düsseldorf con la comisaria de la exposición sobre Peter Kürten, con la productora de la distribuidora pornográfica y con el rabino de la Sinagoga. De esta forma, paralelamente al tema de la muerte del padre – que será central –, el texto irá también abordando el tema de los límites del arte, el asunto de la representación de la sexualidad y la cuestión de la búsqueda de Dios.

Autor

Sergio Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *