Ricardo Ríos Cichero

Fray Bentos – Uruguay(1943)

Obras

Ensayo
Rompiendo la rutina
Lo que mata es la moral
Lo que mata es la moral
Monólogo de una señora
Canción de Cuna
“Fábula de Don Perlimplín”
El loro que perdió las plumas
Pequeña historia
Las cosas nos pasan
Sueños de un infeliz
Cada uno en su lugar
Un sentimiento oculto
Arrorró mis niñas
La carta marcada
El Protector

Actividad y formación

**Artista plástico-dramaturgo-hombre de teatro**

**Literatura y Teatro**.

Fue distinguido con:

Primer Premio del Concurso de Cuentos organizado por el Centro Cultural Armonía y la Intendencia Municipal de Río Negro. (1978) Primer Premio en la categoría Prosa del Concurso Nacional (Reconocimiento a los valores plásticos y literarios del interior del país) organizado por el Ministerio de Educación y Cultura y las Intendencias Municipales del Uruguay. (1979)

Seleccionado para participar en la edición de la Antología de narraciones cortas – “Nueva Literatura de Habla Hispana – 2006” – Editorial Nuevo Ser, Buenos Aires – Argentina.

1er. Premio, categoría Textos Teatrales, Concurso Interdisciplinario de Arte – 2007 – Revista “El Rescoldo”- Bs. As. Argentina.

Es uno de los teatreros fundadores de los Encuentros de Teatros del Interior, con sede en el Teatro Florencio Sánchez de la ciudad de Paysandú (1983), antes anuales y ahora con modalidad bienal.

Se han estrenado ocho textos de su autoría en el Teatro Young de Fray Bentos, en el Teatro Florencio Sánchez de Paysandú y en el Teatro de la Escuela Don Bosco de Juan Lacaze.

Una de sus obras fue admitida en el Certamen de Textos Teatrales organizado por la Fundación Onnasis de Atenas en el año 2002 e invitado a participar en el 2005.

Ha dictado talleres y charlas sobre introducción al teatro vocacional en instituciones oficiales y privadas del Uruguay, incluyendo talleres de Libre Expresión para niños y para personas de capacidades diferentes.

Dirigió grupos teatrales oficiales e independientes en Fray Bentos y Piriápolis.

**Algunas opiniones sobre sus escritos:**

Sobre el libro inédito **”En la isla y otros cuentos”**

“(…) Ríos Cichero, subjetivo, en muchas instancias agudo, da testimonio válido de su oficio, que no le hace caer, empero, en el narcisismo literario. Las imágenes no son simplemente correctas; son un instrumento de seducción, pero dentro de lo humano, de una resolución dramática (…)Tiene sentido de lo teatral. No deifica. Se instala tanto en la sombra silenciosa, como en el clima poético, pero sin carácter programático. El cuento, muchas veces es escueto, es un escorzo literario, pero el autor sabe infundirle vida sin caer en lo sensiblero, ni en el período gratuito (..) el conflicto está latente, pronto para irrumpir, porque el autor, Ríos Cichero, está bien dotado. No se perturba. La claridad expositiva, el toque costumbrista, la concisión del lenguaje, la limitación estricta del asunto, permiten al lector coparticipar de la aventura.”

Don Juan Hilaria.

Literato-poeta

Crítico literario.

**FÁBULA DE DON PERLIMPLÍN…**

(basada en “Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín” -de Lorca)

(VII Bienal de Teatros del Interior- Paysandú – 1999)

fue una revelación grata y doble.

La de la existencia de otro grupo (de teatro) en Río Negro, el “Juana de Ibarbourou”, y la de su director

Ricardo Ríos Cichero, que no sólo concibió

el espectáculo con un inteligente aire de

teatro de títeres – modalidad escénica que

Lorca también amaba – sino que desplegó aquí

y allá sabrosos toques de humor paródico y, fundamentalmente, desbordó de imaginación en

la concepción y realización del vestuario

en base a polyfom coloreado, uno de los más

creativos en la historia de estos encuentros.

Gustavo A. Ruegger

Crítico teatral del

Diario “El País” – URUGUAY

**Fábula de don Perlimplín**

Brillante creación a partir de Jim Henson y Walt Disney.

Un Lorca menor, utilizado frecuentemente para fiestas de fin de curso, con una trama divertida pero hoy ya algo tonta. En fin, poco se puede hacer con eso. ¡Ja!, “confiate en la crema”. Como si los espíritus de Walt Disney y Jim Henson se hubieran unido en el duende que abre la representación y la guía – que nos hace ver lo que quiere -, la puesta en escena derrocha imaginación y atrapa de principio a fin. Si una adaptación aceptaba este Lorca, es precisamente ésta, la fábula. Una gran fábula, un cierto aire de cuento de hadas, rejuveneció en gran manera la obra y la hizo muy atractiva. Juega papel fundamental la adaptación del texto que ha hecho el director (Ricardo Ríos Cichero), pues es a partir de allí que la obra adquiere nueva dimensión. La anécdota es a los ojos contemporáneos tan frágil que hacerla tal cual la planteó Lorca, no hubiera despertado interés. Lo que quedaba pues, era poner énfasis en el paso de comedia, en el pícaro guiño lorquiano y a partir de allí reinventar la obra, convertirla en fábula. Un brillante vestuario, acorde a la imaginativa puesta en escena (detalles como los pechos de Belisa y los trajes del sol, la luna, el viento y la lechuza, son francamente notables), y un elenco muy parejo y bien dirigido logran una muy buena puesta en escena. Gran trabajo del grupo fraybentino, que de paso deja en claro que el teatro de autor sigue vigente, incluso en aquellos casos en que una obra haya perdido esa vigencia. Porque con imaginación se la puede renovar. –

E.J.S. 18 de mayo-1999.

Diario “El Telégrafo” – Paysandú.

Contacto

email